De como empecé a correr

Mi romance con la corrida empezó tarde en mi vida. No vengo de una familia deportista. Lo más cercano que había estado del deporte, fue en mi graduación de secundaria que fue en el gimnasio del colegio. Era una de esas niñas flacas y desgarbadas que le tenían terror a los balones de basquet, me imaginaba desmayada a mitad de la cancha víctima de un pelotazo. Sigue leyendo

Mis 3kg de más y los precandidatos PANISTAS

@lulyann 15/Julio/2011

10:30 de la noche. Acabó de regresar de cenar una pastita, de un restaurante muy cerca de mi casa. Excelente platica de sobremesa, y una par de copas de tinto de un vino mexicano, con poca producción pero muy buen sabor. De buen humor, ya en mi casa, me pongo cómoda ya para acostarme, camino a mi cuarto, pero se me atraviesa la báscula, siento que me guiña el ojo, quiero ignorarla, pero no lo resisto, me invita a pesarme. No lo he hecho en… mmm…. no sé cuanto tiempo, pero ahora ya que se me atravesó, ni modo, no puedo dejarla así nada más Sigue leyendo

ESOS LOCOS QUE CORREN

Yo los conozco.
Los he visto muchas veces.
Son raros.
Algunos salen temprano a la mañana y se empeñan en ganarle al sol.
Otros se insolan al mediodía, se cansan a la tarde o intentan que no los atropelle un camión por la noche.
Están locos.
En verano corren, trotan, transpiran, se deshidratan y finalmente se cansan… sólo para disfrutar del descanso.
En invierno se tapan, se abrigan, se quejan, se enfrían, se resfrían y dejan que la lluvia les moje la cara.
Yo los he visto Sigue leyendo