Carta a ti misma

Estimada Lourdes Annette Morales Moeller:

Hace ya casi 20 años tomaste la decisión de darle un giro a tu vida, ingresaste a la política con la convicción de ayudar a construir un mejor país, el país que nuestros hijos merecen y que generaciones anteriores han luchado por entregar y que no siempre han conseguido.

Me da gusto que ese camino no lo hayas olvidado, que no cambiaste el esfuerzo constante y a veces silencioso que se requiere para desarrollar políticas de estado a largo plazo por la tentación del aplauso fácil y las primeras planas. Que la lealtad haya sido un valor fundamental en tu desarrollo y que no hayas olvidado nunca ni de donde vienes ni hacia donde vas.
Ha sido una carrera que me llena de orgullo, pero desde luego no por los posiciones que he ocupado, sino por la oportunidad de participar en la ruta que nos trazamos como partido para formar un país de instituciones fuertes, de un estado de derecho irreprochable en donde no cabe la corrupción , de un sociedad y un estado subsidiario que ha dejado de ser indolente y que ha puesto a los ciudadanos y el bien común como eje de decisiones diarias, pero sobre todo donde hemos contribuído a nivelar la cancha para igualar oportunidades sin importar la cuna donde hayas nacido, tu color de piel, nivel socioeconómico, edad, sexo, credo o preferencia sexual, sin importar tu apellido o si naciste en Nuevo León o Chiapas, en Sonora o Oaxaca, todos tenemos la misma oportunidad de desarrollarnos.
Formo parte de una nueva y extraordinaria generación de priistas que hemos sabido tomar las decisiones necesarias para construir ese nuevo país que a todos nos llena de orgullo pertenecer, ha sido un esfuerzo no de una sola administración, sino de una generación entera.
Esfuerzo del que las mujeres hemos sido actor fundamental, hemos sabido darle un rostro mas humano a la política, nos hemos acercado a la sociedad y hemos estado sensibles como nunca a sus necesidades. Por eso hoy te digo  Lourdes Annette Morales Moeller ( Lulyann, como todos me conocen) que hace 20 años tomaste la mejor decisión, de dejar la comodidad de tu hogar aportar tu granito de arena en la construcción de este maravilloso México que hoy, si hoy en día tenemos.

@lulyann

ENMP1705255 

Anuncios

Conversando con Hilarión

Hilarión ya son cien días del nuevo gobierno, ahora dime: ¿Qué te parece? ¿Cuál es tu opinión?

—Me parece que es un gobierno muy digno de desconfianza.
—¿Cómo que desconfianza?… Será de confianza, eso es lo que quieres decir ¿No?

—No. De desconfianza. Y mira porque te lo digo. He observado detenidamente a quienes están al frente de posiciones de responsabilidad en las esferas de poder y, me doy cuenta que estamos en mano de psicópatas, personas tóxicas, monstruos, me parecen que son los malos del cuento, de este cuento que es nuestro país. Fíjate bien; estamos en una sociedad en la que el ladrón de guante blanco y los políticos corruptos prosperan rápidamente, se enriquecen de forma desmesurada e ilegal y no son sujetos de investigación. Y el gobierno mismo, hace como que la Virgen le habla. De manera pues, que ellos, pueden crecer en los entornos urbanos, en la sociedad en vías de desarrollo, donde precisamente hay posibilidades de especular con el suelo (terrenos), tráfico de drogas, prostitución o de interferir (manejo de influencias) en favor de alguien con la burocracia y llevarse porcentajes por eso. Hay casos frecuentes en que esos psicópatas participan libremente en malversación de fondos, cohecho y perversión; especialmente de los dineros públicos que se presupuestan y que ellos perciben como: dinero no perteneciente a alguien. Pero sábete bien una cosa. Eso no es su única motivación.

—Ah… ¿no?
—No. ¿Qué te pasa? Hay sobornos. Invitan a los involucrados que pueden intervenir en su favor a desayunos, comidas, cenas o hasta simples borracheras con algunas damiselas para que los diviertan. Además, los compran, les obsequian regalos, todo para lograr sus propósitos que normalmente son estocadas y saqueos a los presupuestos en su favor. Utilizan cualquier medio que los lleve a lograr su propósito. Instalan si les es necesario algún modo de escuchar sus intensiones, (intervienen sus líneas telefónicas), compran sus secretarias o colaboradores cercanos, destruyen a esas personas de pobre moral, para saber que intenta, cuales son los planes, cual es la moral, etcétera, del servidor público al que quieren corromper.

—¡Me asustas Hilarión! ¡Te estás pasando! ¡Mide lo que dices! No te metas, ni me metas en problemas.
—No seas timorato y pusilánime, primero me vienes a sonsacar con que: Qué opino, y cuando te lo digo te da miedo. Y eso que aún no te hablo de los psicópatas líderes.
—¿Y esos cuáles son esos?
—Mira ya cayó Elba Esther Gordillo. No sé exactamente cual haya sido el móvil, pero finalmente cayó. Pero con eso no me convenzo. ¡No que va! A mi edad ya no me pican los ojos con algo simulado. Si realmente este gobierno se quiere reivindicar de lo que fue.

Entonces que haga lo mismo con Romero Deschamps, que tiene las mismas características. Sin importar desde luego que ahorita goce de fuero, porque como siempre ocupa una curul plurinominal, o sea un obsequio de ese puesto por parte del partido y de otros muchos gobernadores que dejaron endeudado a sus Entidades hasta el tope y de esas deudas, ni modo que no se hayan llevado algo.
—Oye Hilarión, te voy a confesar una cosa: Me estás poniendo a parir cuates. No seas cab…
—Es que, no entiendo que seas como el montón de ciegos, de los que se conforman con las migajas, con los chivos expiatorios y con la falsa sensación de que ya todo está bien; que desvían su atención de los verdaderos culpables de la crisis del empobrecimiento al en el que nos tienen sometidos. Somos un país que debería estar dentro de las Ligas Mayores económicamente hablando y seguimos en el tercer mundo. Atemperada una caída más profunda gracias a los buenos dos gobiernos que antecedieron al presente. Debemos aprovechar que los delincuentes de guante blanco ahora están en la mira del gobierno, de los medios de comunicación, de la opinión pública. Luego entonces, ahora que se les tiene identificados, duro contra esos malvados. Tenemos la posibilidad de actuar, de presionar al gobierno que actúe, que nos libere de ellos. Ya no solo son padres o madres que maltratan a sus hijos, novios, o maridos, suegras dañinas, jefes que se aprovechan de su puesto para acosar moral y sexualmente a sus subordinados, vampiros emocionales que chupan la alegría y energía de sus víctimas. Es el momento de hacer frente a esas personas peligrosas.
—¡Me rindo! Pinche Hilarión. Me van a meter al bote por estarte escuchando…
—No me decepciones. No le saques. Ve que es momento de cambiar al malvado, a los psicópatas. Porque, ¿sabes? Esos… simple y sencillamente NO SON RECUPERABLES. Luego entonces… a la ching… ¿No crees?
—No, pos sí… Pero, de una vez di nombres.

—Romero Deschamps, Fidel Herrera, Mario Marín, Ulises Ruíz, Leonel Godoy Rangel, Humberto Moreira V. Arturo Montiel Rojas. Con esos pa´ empezar… Son personajes que han exhibido rasgos malvados y el lado obscuro de su personalidad, luego entonces, merecen un castigo de manera eficaz y lo antes posible. No se debe tolerar la maldad ni dejar que escapen esos “malos del cuento” Hay que denunciar.

Por: Ansberto Rangel Pérez.

¿Adoctrinamiento o imbecilidad de un grupito de gente?

Desde algunos años atrás hemos leído y oído a, “alguna gente” llenarse la trompa, hocico, jeta, etc. (boca) y hasta gritándolo a todo pulmón, que el Gobierno Nacional Bolivariano de Venezuela, es decir, esta revolución bolivariana, popular y “MUY DEMOCRATICA” quiere “adoctrinar” a los niños venezolanos, desde el parvulario (preescolar o kinder) y hasta la universidad. Con la seudo, “doctrina” del “CASTRO COMUNISMO”, pero lo mas piol (peor), triste y hasta grave, es la gente que les cree y algunos están hasta convencidos de eso. Que el Gobierno Nacional Bolivariano desea instaurar como doctrina, forma de vida, norma o “sistema político” dicho, “CASTRO COMINISMO” aquí en Venezuela.
Pobre gentecita loco y “Majunche” que padece de lo que define mejor la psiquiatría moderna: “Disociación Sicótica”. Es decir, que están, “jodios de la cabeza”.
Escribo una vez más sobre este tema, el cual “DEBERIA SER” de muchísimo interés y atención por parte de nosotros los padres y madres “Responsabilidad” pero no para los que solo son padres y madres de la boca para afuera, no. es para los que asumimos esa responsabilidad y sabemos que no es una “Obligación”. Es muy distinta una cosa de la otra. “Responsabilidad y Obligación”.

Esta gentecita (hombres y mujeres) porque no son ni damas ni caballeros, no. Critican al Gobierno Nacional Bolivariano y en lo personal al Presidente Hugo Chávez Frías de ser él, el promotor, proponente, actor, autor, etc. de lo que califican como: “adoctrinamiento Castro comunista meeesma” que llevara a los muchachos de hoy y del mañana a comer gente, matar a sus amigos, familiares y todo cuanto de malo les pase por la su” choya ” (cabeza). Y por estos “motivos” (¿?) viven criticando y oponiéndose en los colegios, escuelas, liceos, universidades y en las calles del país, a que el Gobierno Nacional Bolivariano a través de los ministerios del ramo, “Ministerio de educación de primaria, secundaria y universitaria” ponga controles, medidas, normas, etc. como deben hacerlo todos los ministerios de educación, en cualquier parte del mundo, para tratar de formar, intelectual y físicamente a los estudiantes en todos sus niveles.

Pero resulta “extraño” que a estas mismas gentecitas, gentuzas, tipos y tipas, etc. no los ponga en pie de lucha, es decir, con “firmeza y contundencia” exigirle, pedile, conminarlos, etc. a algunos “dueños de medios de comunicación, a los dueños de las empresas de las llamadas cableras y satelitales” para que saquen de sus transmisiones diarias, algunos programas denigrantes, obscenos, asquerosos, vulgares, violentos y todo cuanto a ustedes se les ocurra de malo. Confieso que no soy un santo, beato, laico comprometido, monaguillo, etc. casto y puro, no. Tampoco soy un diablo, pero lo que si soy es un hombre preocupado y ocupado de las cosas perniciosas que puedan ver mis hijos y tus hijos en esas televisoras, que sin lugar a ninguna duda, las de los Estados Unidos de America, las gringas, para mejores señas, son las peores.
Daré “por ahora” un solo ejemplo de lo que “AFIRMO” aquí previamente.

Enciendo mi televisor esta mañana a eso de las 9am aproximadamente y pasando los canales que corresponden a cada televisora en el servidor de cable que tengo, me detuve en uno, (Boomerang). Esta televisora, cuando salio al aire ya varios años atrás, era dedicado solo a los niños y niñas. Pero hoy según “parece” cambio y es dirigido a los adolescentes. Pero en algunas oportunidades, muy entada la noche, colocan una que otra, “comiquitas y/o dibujos animados, así llamados ayer por nosotros los adultos”
Lo que vi, hizo que me pusiera muy “arre…rabioso” porque el asqueroso programa, presenta a una pareja de “padres” tipo y tipa. Porque, caballero y dama, con la “Verguita” lo son. Es mi opinión.

Ellos entrevistan a muchachos o muchachas, (adolescentes) con el fin de buscarle un novio o novia, pareja, rejunte, pegostes, chance, creo que este ultimo es lo que buscan para sus hijos e hijas. “UN CHANCE”.
Y las cosas que pude oírles decir, hacen que confirme y reafirme lo que muchos de nosotros conocemos, sabemos, entendemos, etc. pero que no lo decimos a vivas voz; que la sociedad o la suciedad norteamericana no tienen límite en su decadencia diariamente y que lejos de mejorar, van galopando hacia el hueco nauseabundo en el cual los han convertido las políticas neoliberales e “IMPERIALISTAS” de todos sus Gobiernos, los de antes y los de hoy y que, pareciera que la gente de allá, (los grigos) llevan en sus genes ese mal.

Tal vez algunos de ustedes opinaran que soy exagerado o hasta “pajuo y anticuado” pero les invito a que se sienten frente a su televisor a “detallar y analizar” lo que ven nuestros hijos en dichas televisoras norteamericanos, “y una que otra venezolana también” y saquen sus conclusiones. Ustedes dirán si o no, afrontan esa realidad que, no por ser eso, “una realidad” signifique que está muy bien y que siga pasando.
Digo, es mi opinión.

Por favor, vean los programas de esas televisoras, tómense un tiempo para hacerlo por el amor que seguro estoy “TODO” les tenemos y debemos a nuestras hijos e hijas.
Actuemos firme y contundentemente contra estas cosas que, “Sí ADOCTRINAN” a los muchachos y muchachas, pero para lo malo.
No olvidemos las matanzas que están cometiendo adolescentes y adultos norteamericanos en las escuelas y en las calles. Lamentablemente para las familias que han perdido para siempre a sus amados hijos e hijas. Para todos ellos, mi palabra de pesar y que Dios les dé fortaleza para sobrellevar las tragedias vividas.
Estemos “OJO PELAO”

NOTA:
La opinión: es una “posibilidad” de verdad.

La responsabilidad es “INTERNA” de cada unos de nosotros, es decirnos a diarios. “Voy a lograr es objetivo, voy a cumplir con lo que me manda mi inteligencia (cerebro) lo que me manda el corazón”. Ser responsable…

La obligación es “EXTERNA” a nosotros, nos las exigen, imponen, etc.
La obligación es con las leyes, con la sociedad, etc. Ejemplo: Tienes que llegar a las 7am al trabajo, tienes que traerme comida, tienes que ir a depositar al banco la nomina de la empresa, tienes que cuidar de tus hijos, padres, hermanos, tienes, tienes, tienes, etc.
¿Será el origen del burocratismo? Pregunto.

Carlos Del villar Montiel.
Carlos.delvillar@hotmail.com

Obsesión fatal

Con todas sus fuerzas se concentró para no dejar sus párpados caer. Llevaba días sin dormir y el cansancio quebró su ambición y no tuvo más que decidir entre sufrir o perder la oportunidad de verla otra vez.
Todo ocurrió un día, una sonrisa en el elevador, un viaje coincidente y darse cuenta que detrás del vidrio de unos lentes se escondía la mujer más hermosa que jamás había visto. Nada sabía de ella, ni él ni los vecinos del viejo edificio en el que vivía.
No sabía si vivía sola, si estaba casada, divorciada, si trabajaba o si alguien la visitaba, de donde era. Y así el tiempo pasó y los deseos se convirtieron en ganas, y las ganas en obsesión. Un día desesperado por aprovechar cada movimiento de esa mujer decidió no dormir más y ver. Ver todo lo que pudiese. Ver cada movimiento, cada segundo, sólo ver para al fin un día animarse a decirle que estaba locamente enamorado.
Todo fue demasiado extravagante. Jamás le había hablado, sólo una sonrisa al bajar del primer piso a la planta baja. Eso bastó, fue suficiente para despertar una locura que nadie podría entender. La chica que pasaba frente a él oculta detrás del cristal de sus lentes le hacía palpitar con frenesí la sangre en sus tímidas venas sin permitirle a sus labios hablar. Su imaginación se encargó del resto porque más de eso nada pudo ver.
Carcomido por sus ansias, un día sin más, cerró las puertas, apagó los teléfonos, desconectó el televisor y su vida se redujo a un sillón, una ventana y sus dedos como roldanas sosteniendo sus párpados tanto como sus lágrimas se lo permitían. Fueron tres días interminables, tres días con sus noches y la vista fija en su ventana. La vio ir y venir, la vio desnuda, vestida, la vio bailar, la vio arrodillarse y rezar, la vio sonreír. Descubrió su mundo, se regaló de ella lo mejor, la esperanza le crecía, sus sueños y sus ganas así como sus ilusiones crecieron hasta el infinito.
Leopoldo era feliz, se divertía. Soñó que con un beso le entregaba toda la felicidad del mundo y que ella lo sacaba de la atmósfera de penumbras en que se movía esperanzado y en silencio porque quería escuchar su voz, la anhelaba tanto que estaba dispuesto a someterse a sus caprichos con tal de tenerla a su lado permitiéndole que invadiera su imaginación y perderse de vez en cuando en sus sueños. No le pediría milagros ni que cumpliera sus sueños, no se sentía capaz de cortarle sus alas, simplemente haría lo correcto, inventaría motivos para tenerla contenta y retenerla hasta que su luz se extinguiera.
<> —se dijo—. <> —y continuó. <>
Su vehemencia se convertía en locura cuando idealizaba que ella había decidido seguirle los pasos y que se interesaba en él aún sin conocerlo; soñaba que ella quería estar cerca de él, lo peor es que no sabía si era por ella, por amor o por las ganas locas de saber que no solo vivía para él mismo.
Con todas sus fuerzas se concentró en no dejar sus párpados caer. Llevaba días sin dormir pero… el cansancio, el hambre y la sed quebraron su ambición… Entonces, con dificultad, tembloroso y esforzándose se levantó de su sillón, fue hasta el baño y sin dudarlo tomo la Gillette y… se cortó los parpados.
​Cuando lo encontraron, a un lado de él, estaba escrito en un papel manchado de sangre que decía: “No dejo deudas, aunque sé que mis familiares, amigos y conocidos sentirán que les quedé debiendo las gracias por haberse cruzado en mi camino.
Muero feliz porque ella me aceptó”

Ansberto Rangel Pérez.

De vagabundos

Hace cinco años los policías molestaban mucho a los enamorados que platicaban en la alameda. Ahora han cambiado sus actitudes, apenas se dan tiempo para atender a sus jefes superiores en la corporación, y a eso algunos le agregan el compromiso que adquirieron voluntariamente a fuerza con los malos. Su compromiso con ellos, es prevenirlos de los movimientos de los representantes del orden público de mayor rango que les impidan realizar sus actividades de venta de estupefacientes, cobro de piso, control de suripantas y ladronzuelos y ay de ellos si se olvidan informar, les va como en feria. Luego entonces, yo vagabundo en el mundo, bueno mejor dicho, en la alameda, tengo la ocasión de darle rienda suelta a mi enamoramiento. Juventina es mi novia aunque todavía no se lo digo, también es una errante como yo que siempre andamos mudando rumbo y tierra en busca de mejorar nuestra suerte. Y no, no está desquiciada, es normal, pero con mucho amor por la libertad y la aventura. Nos encontramos por primera vez por el mercado, luego nos encontramos por el camino a la alameda y ahí nos pusimos a comer; compartimos lo que encontramos y emergió la conversación. Eso nos llevó a darnos cuenta que teníamos coincidencias y trascendió un atractivo entre ambos. En la alameda hay besos que no tienen dueño y siempre parecen una despedida, hay otros que guardan secretos y adornan las tardes escondidas. En la refresquería hay otros que como el café quitan el sueño de noche y de día. El que le di de sorpresa a Juventina, todavía no sé de qué tipo sea. El problema es que no es común que dos vagabundos se abracen, mucho menos que se besen por eso me las tengo que ingeniar para que la gente no se fije en nosotros.
​Ha llovido más temprano en esta tarde y el policía empapado acecha en el quicio de esa puerta donde guardan cosas los que trabajan en la poda de jardines y de los árboles; y no me alcanza a ver. En la calle que llega hasta aquí reina la oscuridad casi completa. Hoy en la tarde forcé la puerta, luego la emparejé poniéndole una tranca que no se nota. Solo yo sé eso. Ahí nos podemos meter Juventina y yo a platicar un rato. Eso hice en atención a ella. Llevamos días que buscamos la oportunidad. Vamos casi a la misma hora al mercado a rastrear comida entre los botes de basura, nos la traemos y aquí en la alameda la compartimos. Ah…, si pudiera contratar una banda de música la traería para que ellos nos deleitaran con un cadencioso concierto mientras nosotros comemos y disfrutamos de estar juntos. Noté que adentro hay velas y ya compré cerillos, también hay algunos muebles viejos, calculé que puedo acondicionar con algunos de ellos un lecho para que estemos cómodos sin que nos molesten otros vagos. Tengo flores que corté por la tarde del jardín, quiero ponerlas sobre su cabeza. En la fuente me he lavado las manos, y me aventé algunas gotas en la cara, me acomodé el bigote, la barba, adecué apropiadamente mi pelo dentro del gorro para quitarme un poco lo feo.
​Le voy a pedir a Juventina que nos pongamos de acuerdo para ir siempre a la misma hora a conseguir comida; con el dinero que junte hoy, veré si puedo comprarle su grabadora vieja a Santiago el loco, de ese modo oiremos música, las noticias y apuntaré el domicilio de donde se instalen los albergues para cuando redoble el hambre y el frio.
​Cuando estemos juntos le pediré que me platique de su vida y yo le platicaré de la mía. Sospecho, que tenemos muchas similitudes: sucios, enfermos, mal alimentados, pues pasamos fríos, calores, hambres; vestimos harapos, disfrutamos la libertad somos independientes pero… nuestras miradas vagas tal vez cambien cuando estemos unidos. Seguro así será.
​Ya se retiró el policía no aguantó su uniforme húmedo. No aguanta nada, resultó delicado, que bueno. Mi futuro con Juventina parece promisorio. Ahí vamos…
​Cuando Juventina y Artemio los vagabundos dentro de ese espacio estaban pasándola bien y planeando tener una identidad precisa y estable que les permitiera participar en la sociedad como individuos normales, Ciriaco el vicioso y torvo policía que tenía el encargo de deshacerse de ellos porque los malos habían planeado hacer ahí una bodega para sus drogas, había fingido que se retiraba. Cuando los vio dentro regresó con una tina y ocho litros de gasolina que lanzó con fuerza y detrás un cerillo que se apagó antes de llegar a su destino por eso encendió otro y se acercó más hasta lograr…
​La noticia se leía en periódico al siguiente día: “Se incendió la parte baja del quiosco que se encuentra en el centro de la alameda. Fueron encontrados dos cuerpos calcinados sin identificaciones. La policía asegura que fueron dos tristes indigentes los que sufrieron la fatalidad” Eso dijeron para minimizar la tragedia y acallar su conciencia.

Ansberto Rangel Pérez.

La verdadera causa de la renuncia del Papa.

Leo este artículo, de un muchacho llamado Daniel, les dejo el texto y a su criterio lo que piensa y siente Daniel sobre el papa Benedicto XVI.

Tengo 23 años y aún no entiendo muchas cosas. Y hay muchas cosas que no se pueden entender a las 8:00am cuando te hablan para decirte escuetamente: “Daniel, el papa dimitió.” Yo apresuradamente contesté: “¿Dimitió?”. La respuesta era más que obvia, “Osea renunció, ¡Daniel, el papa renunció!”

El Papa renunció. Así amanecerán sin fin de periódicos mañanas, así amaneció el día para la mayoría, así de rápido perdieron la fe unos cuantos y otros muchos la reforzaron. Y que renunciara, es de esas cosas, que no se entienden.

Yo soy católico. Uno de tantos. De esos que durante su infancia fue llevado a misa, luego creció y le agarró apatía. En algún punto me llevé de la calle todas mis creencias y a la Iglesia de paso, pero la Iglesia no está para ser llevada ni por mí, ni por nadie (ni por el Papa). En algún punto de mi vida, le volví a agarrar cariño a mi parte espiritual (muy de la mano con lo que conlleva enamorarse de la chavita que va a misa, y dos extraordinarios guías llamados padres), y así de banal, y así de sencillo, recontinué un camino en el que hoy digo: Yo soy católico. Uno de muchos, si, pero católico al fin. Pero así sea un doctor en teología, o un analfabeta de las escrituras (de esos que hay millones), lo que todo mundo sabe es que el Papa es el Papa. Odiado, amado, objeto de burlas y oraciones, el Papa es el Papa, y el Papa se muere siendo Papa. 

Por eso hoy cuando amanecí con la noticia, yo, al igual que millones de seres humanos..nos preguntamos ¿porqué?. ¿Porqué renuncia señor Ratzinger?. ¿Le entró el miedo?. ¿Se lo comió la edad?. ¿Perdió la fe?. ¿La ganó?. Y hoy, después de 12 horas, creo que encontré la respuesta: El señor Ratzinger, ha renunciado toda su vida.

Así de sencillo.

El Papa renunció a una vida normal. Renunció a tener una esposa. Renunció a tener hijos. Renunció a ganar un sueldo. Renunció a la mediocridad. Renunció a las horas de sueño, por las horas de estudio. Renunció a ser un cura más, pero también renunció a ser un cura especial. Renunció a llenar su cabeza de Mozart, para llenarla de teología. Renunció a llorar en los brazos de sus padres. Renunció a teniendo 85 años, estar jubilado, disfrutando a sus nietos en la comodidad de su hogar y el calor de una fogata. Renunció a disfrutar su país. Renunció a tomarse días libres. Renunció a su vanidad. Renunció a defenderse contra los que lo atacaban. Vaya, me queda claro, que el Papa fue un tipo apegado a la renuncia.

Y hoy, me lo vuelve a demostrar. Un Papa que renuncia a su pontificado cuando sabe que la Iglesia no está en sus manos, sino en la de algo o alguien mayor, me parece un Papa sabio. Nadie es más grande que la Iglesia. Ni el Papa, ni sus sacerdotes, ni sus laicos, ni los casos de pederastia, ni los casos de misericordia. Nadie es más que ella. Pero ser Papa a estas alturas del mundo, es un acto de heroísmo (de esos que se hacen a diario en mi país y nadie nota). Recuerdo sin duda, las historias del primer Papa. Un tal..Pedro. ¿Cómo murió? Si, en una cruz, crucificado igual que a su maestro, pero de cabeza. 

Hoy en día, Ratzinger se despide igual. Crucificado por los medios de comunicación, crucificado por la opinión pública y crucificado por sus mismos hermanos católicos. Crucificado a la sombra de alguien más carismático. Crucificado en la humildad, esa que duele tanto entender. Es un mártir contemporáneo, de esos a los que se les pueden inventar historias, a esos de los que se les puede calumniar, a esos de los que se les puede acusar, y no responde. Y cuando responde, lo único que hace es pedir perdón. ‘Pido perdón por mis defectos’. Ni más, ni menos. Que pantalones, que clase de ser humano. Podría yo ser mormón, ateo, homosexual y abortista, pero ver a un tipo, del que se dicen tantas cosas, del que se burla tanta gente, y que responda así..ese tipo de personas, ya no se ven en nuestro mundo.

Vivo en un mundo donde es chistoso burlarse del Papa, pero pecado mortal burlarse de un homosexual (y además ser tachado de paso como mocho, intolerante, fascista, derechista y nazi). Vivo en un mundo donde la hipocresía alimenta las almas de todos nosotros. Donde podemos juzgar a un tipo de 85 años que quiere lo mejor para la Institución que representa, pero le damos con todo porque “¿con qué derecho renuncia?”. Claro, porque en el mundo NADIE renuncia a nada. A nadie le da flojera ir a la escuela. A nadie le da flojera ir a trabajar. Vivo en un mundo donde todos los señores de 85 años están activos y trabajando (sin ganar dinero) y ayudan a las masas. Si, claro.

Pues ahora sé Señor Ratzinger, que vivo en un mundo que lo va a extrañar. En un mundo que no leyó sus libros, ni sus encíclicas, pero que en 50 años recordará cómo, con un simple gesto de humildad, un hombre fue Papa, y cuando vio que había algo mejor en el horizonte, decidió apartarse por amor a su Iglesia. Va a morir tranquilo señor Ratzinger. Sin homenajes pomposos, sin un cuerpo exhibido en San Pedro, sin miles llorándole aguardando a que la luz de su cuarto sea apagada. Va a morir, como vivió aún siendo Papa: humilde.

Texto de: OEHD
Publicado por: Lulyann Morales

Crónica de una e-estafa

Basta echar una breve mirada para darnos cuenta del tamaño del pastel: Más del 80% de la población con acceso a internet ha comprado alguna vez por este medio, el 50% lo ha hecho más de una vez. Con estos datos no es sorprendente entonces que el valor de la industria crezca a nivel mundial a tasas cercanas al 20% y que para el 2015 se estime su valor en 1.4 trillones de USD.

En todo esa danza de millones, siempre hay vivales que se aprovechan de la situación y se las arreglan para tomarle el pelo a algún ingenuo. Hoy me tocó a mí, que pena.

Escribo este relato por 3 motivos:
1) Para tratar de hacer conciencia en la importancia de seguir ciertos pasos antes de hacer alguna transacción por internet.
2) Como una especie de catarsis para el coraje.
3) Para quién me engaño no lo haga con otra persona.

Les cuento: resulta que mi hija quería un teléfono, yo le había pasado el iPhone que tenía hacía un par de meses, pero ella quería uno blanco. Tuvimos suerte y logró venderlo rápido. Como mi intención era comprarlo usado, porque no pienso pagarle un plan de renta a mi hija de 13 años, y después de haber tratado infructuosamente de conseguirlo a través de mis amistades, decidí recurrir a mercadolibre. No es la primera vez que compro algún artículo por ese medio, lo he hecho en varias ocasiones y afortunadamente nunca había tenido problema alguno, si acaso que tardara un poco más de lo establecido en llegar a casa. Pero bueno, siempre, desgraciadamente para mí, hay una primera vez.

Encontré una publicación en Tijuana, de quién resultó ser María Guadalupe Jiménez Polanco. Primer error y el mas grande: La cuenta de María Guadalupe tenía menos de una semana de haberse creado y sin NINGUNA transacción realizada. Aún así decidí continuar con la operación, para según yo hacerlo más seguro, le pedí la copia del IFE y me la envió. Luego de algunas llamadas, mensajes de SMS e intercambio de mails con quien dijo ser su esposo: Derek Antonio Martínez García, acordé seguir con la operación.

Como contaba con el IFE de la “dueña” de la publicación confié y deposité la cantidad acordada, pero error número dos, el número de cuenta correspondía no a María Guadalupe, sino a Derek Antonio, en fin, que aún así, hice el depósito en Bancomer. (ingenua yo, mil veces, lo sé, lo sé). Al otro día en lugar de enviarme la guía recibo un SMS donde me informa que su esposo se había equivocado en el precio del teléfono, que eran 1000 pesos más, le traté de llamar por teléfono para aclararlo pero a partir de ese momento nunca más me respondió por teléfono, le dije (por sms) que no era aceptable cambiar de opinión una vez cerrado el trato, pero que con mucho gusto, una vez que me hubiera depositado lo que pagué por él, le devolvería el teléfono tan pronto me llegara. Se negó.

Lo que sigue es una muestra de lo descarada y ruin de algunas personas. Se negó a darme el número de guía (obvio, porque no existía) y me pidió que al menos le depositara $800 pesos más. Después de intercambiar decenas de mensajes telefónicos, ahí voy (una véz más) y se los deposito para ya cerrar el asunto. Obvio después de eso, no me envío nada, y mi infanta se quedó sin teléfono y sin su dinero.

La semana pasada levanté denuncia por fraude en el ministerio público. Sé que es un trámite tardado y poco eficiente, no importa. Lo que deseo es evitar que la impunidad de estas personas les permitan escalar en sus fraudes. Una cosa si sé, más que el dinero, porque no pienso otorgar el desistimiento, lo que busco es que enfrenten el trámite con todas sus consecuencias jurídicas.

Aprendizajes:

No hagas ninguna transacción con quien no tiene reputación en mercadolibre a menos que acepte mercado pago.

No aceptes hacer el depósito a alguien diferente de quien aparece como dueño de la cuenta.

No te conformes con sólo un teléfono celular, busca tener la dirección y un teléfono fijo.

Haz siempre depósito bancario para que tengas un comprobante con nombre del beneficiario, fecha y cantidad.

Si usas mercado pago, abre el envío y asegúrate de recibir exactamente por lo que pagaste y en las condiciones que fueron acordadas ANTES de liberar el pago. (me enteré de muchos casos que envían computadoras que no prenden, étc).

Si te estafan, aparte de denunciarlo a través del medio en que hayas efectuado la compra, busca también hacerlo por la vía legal.

No se dejen engañar por Derek Antonio Martínez García o de quien dice ser María Guadalupe Jiménez Polanco de Tijuana B.C, son unos estafadores profesionales. María Guadalupe podría utilizar una identidad falsa, pero no así Derek Antonio Martínez García, ya que su nombre está como titular de una cuenta bancaria. Utilizan el celular telcel 664.113.2184 eviten hacer tratos con ellos.

Espero que mi experiencia les sirva para no caer en manos de estos delincuentes o de algún otro que se aprovecha de la buena fé y de los lapsus brutus (ya sé, en mi pueblo también se le dice de manera diferente), que a veces tenemos.

Maldición..

Publicado por: Lulyann Morales
Twitter: @lulyann

PLAN DE LA AURORA

El dia de ayer iba camino a mi casa y me toco un semáforo en rojo, comencé a observar a mi alrededor y vi en la banqueta a una persona tirada en el piso, la gente se bajaba de la banqueta para no despertarlo o asustarlo, por supuesto nadie hizo el intento por ayudarlo, solo lo veian y pasaban como si esa persona no existiera.
Pensé en que podía hacer?? No me atrevi a bajarme a ver si el señor estaba bien, me dio mucho miedo que algo pasara, pero también me dio mucho miedo que por yo quedarme callada algo le pasara al muchacho, decidi buscar un policía y comentarle que ahí estaba un muchacho tirado con un celular en la mano.
Llegue a mi casa y comencé a pensar en toda la gente que paso a un lado de el y que no hizo nada, y me di cuenta que asi estamos viviendo hoy en dia, vemos lo que pasa pero lo único que hacemos es “bajarnos de la banqueta” “darle la vuelta al problema” todos sabemos lo mal que estamos, pero NADIE hace NADA .
Y recordé lo que hablamos hace unos días un grupo de amigos y amigas en casa de Fausto Destenave, porque tenemos miedo? porque nos quedamos callados? Porque no ayudamos? Porque saltillo perdió su pulso?
Pensé en el Plan De La Aurora, cuantas veces han impuesto candidatos en Saltillo?? cuantas veces Saltillo los ha Dejado hacerlo? Cuantas veces hemos visto injusticias?? Cuantas veces hemos hecho algo para cambiarlas?
No importa el partido político al que pertenezcas, no importa la edad que tengas, no importan tus creencias, no importa tu religión, no importa tu sexo, Saltillo tiene que moverse, Saltillo tiene que levantarse, Saltillo tiene que HABLAR.
El próximo 7 de Febrero en la Aurora, vamos a hacer un cambio por Saltillo, Vamos a levantarnos, Vamos a hablar, Vamos a luchar por el Saltillo que queremos.
Probablemente no conozcas a Fausto Destenave, probablemente si lo conoces, probablemente no te cae bien, probablemente no quieras apoyarlo, pero este Plan no es para apoyar a una persona, es para apoyar a SALTILLO para decir NO a la imposición. Para lograr que nos escuchen.
Ya BASTA de ver injusticias y no hacer NADA.
La vida no tiene control remoto, si quieres cambiarle…. LEVANTATE!!
PLAN DE LA AURORA 7 DE FEBRERO

Vía @annagabriell
Publicado por: Annagabriela Moeller

Crónica de una e-estafa

Basta echar una breve mirada para darnos cuenta del tamaño del pastel: Más del 80% de la población con acceso a internet ha comprado alguna vez por este medio, el 50% lo ha hecho más de una vez. Con estos datos no es sorprendente entonces que el valor de la industria crezca a nivel mundial a tasas cercanas al 20% y que para el 2015 se estime su valor en 1.4 trillones de USD.

En todo esa danza de millones, siempre hay vivales que se aprovechan de la situación y se las arreglan para tomarle el pelo a algún ingenuo. Hoy me tocó a mí, que pena.

Escribo este relato por 3 motivos:
1) Para tratar de hacer conciencia en la importancia de seguir ciertos pasos antes de hacer alguna transacción por internet.
2) Como una especie de catarsis para el coraje.
3) Para quién me engaño no lo haga con otra persona.

Les cuento: resulta que mi hija quería un teléfono, yo le había pasado el iPhone que tenía hacía un par de meses, pero ella quería uno blanco. Tuvimos suerte y logró venderlo rápido. Como mi intención era comprarlo usado, porque no pienso pagarle un plan de renta a mi hija de 13 años, y después de haber tratado infructuosamente de conseguirlo a través de mis amistades, decidí recurrir a mercadolibre. No es la primera vez que compro algún artículo por ese medio, lo he hecho en varias ocasiones y afortunadamente nunca había tenido problema alguno, si acaso que tardara un poco más de lo establecido en llegar a casa. Pero bueno, siempre, desgraciadamente para mí, hay una primera vez.

Encontré una publicación en Tijuana, de quién resultó ser María Guadalupe Jiménez Polanco. Primer error y el mas grande: La cuenta de María Guadalupe tenía menos de una semana de haberse creado y sin NINGUNA transacción realizada. Aún así decidí continuar con la operación, para según yo hacerlo más seguro, le pedí la copia del IFE y me la envió. Luego de algunas llamadas, mensajes de SMS e intercambio de mails con quien dijo ser su esposo: Derek Antonio Martínez García, acordé seguir con la operación.

Como contaba con el IFE de la “dueña” de la publicación confié y deposité la cantidad acordada, pero error número dos, el número de cuenta correspondía no a María Guadalupe, sino a Derek Antonio, en fin, que aún así, hice el depósito en Bancomer. (ingenua yo, mil veces, lo sé, lo sé). Al otro día en lugar de enviarme la guía recibo un SMS donde me informa que su esposo se había equivocado en el precio del teléfono, que eran 1000 pesos más, le traté de llamar por teléfono para aclararlo pero a partir de ese momento nunca más me respondió por teléfono, le dije (por sms) que no era aceptable cambiar de opinión una vez cerrado el trato, pero que con mucho gusto, una vez que me hubiera depositado lo que pagué por él, le devolvería el teléfono tan pronto me llegara. Se negó.

Lo que sigue es una muestra de lo descarada y ruin de algunas personas. Se negó a darme el número de guía (obvio, porque no existía) y me pidió que al menos le depositara $800 pesos más. Después de intercambiar decenas de mensajes telefónicos, ahí voy (una véz más) y se los deposito para ya cerrar el asunto. Obvio después de eso, no me envío nada, y mi infanta se quedó sin teléfono y sin su dinero.

La semana pasada levanté denuncia por fraude en el ministerio público. Sé que es un trámite tardado y poco eficiente, no importa. Lo que deseo es evitar que la impunidad de estas personas les permitan escalar en sus fraudes. Una cosa si sé, más que el dinero, porque no pienso otorgar el desistimiento, lo que busco es que enfrenten el trámite con todas sus consecuencias jurídicas.

Aprendizajes:

No hagas ninguna transacción con quien no tiene reputación en mercadolibre a menos que acepte mercado pago.

No aceptes hacer el depósito a alguien diferente de quien aparece como dueño de la cuenta.

No te conformes con sólo un teléfono celular, busca tener la dirección y un teléfono fijo.

Haz siempre depósito bancario para que tengas un comprobante con nombre del beneficiario, fecha y cantidad.

Si usas mercado pago, abre el envío y asegúrate de recibir exactamente por lo que pagaste y en las condiciones que fueron acordadas ANTES de liberar el pago. (me enteré de muchos casos que envían computadoras que no prenden, étc).

Si te estafan, aparte de denunciarlo a través del medio en que hayas efectuado la compra, busca también hacerlo por la vía legal.

No se dejen engañar por Derek Antonio Martínez García o de quien dice ser María Guadalupe Jiménez Polanco de Tijuana B.C, son unos estafadores profesionales. María Guadalupe podría utilizar una identidad falsa, pero no así Derek Antonio Martínez García, ya que su nombre está como titular de una cuenta bancaria. Utilizan el celular telcel 664.113.2184 eviten hacer tratos con ellos.

Espero que mi experiencia les sirva para no caer en manos de estos delincuentes o de algún otro que se aprovecha de la buena fé y de los lapsus brutus (ya sé, en mi pueblo también se le dice de manera diferente), que a veces tenemos.

Maldición..

Publicado por: Lulyann Morales
Twitter: @lulyann

Cargadores

Columna redactada por:
Ansberto Rangel

A don Canuto le dieron la oportunidad de trabajar descargando cajas de fruta en el mercado. Eso le dijeron ayer, pero hoy es ese mañana que anoche imaginó y es necesario que se levante ya, pues, si llega tarde al mercado otros podrían ganarte el trabajo. Hace a un lado la montaña de periódicos que lo cubre y al salir de su casucha sabe perfectamente que el frío de afuera corresponde a las cinco de la mañana. Plash, plash, plash, hacen sus viejos zapatones, que se hunden en los charcos en los que la lluvia de ayer ha quedado prisionera.
Se va pensando: Ojalá que haya harta carga y que yo alcance algo. Al llegar, un individuo está hablando con un grupo de personas que parecen cargadores. Son cargadores, no hay duda. Él es el encargado de contratarlos. Se le acerca don Canuto, unas pocas palabras con él y ya está trabajando. Un peso por cada caja que descargues del camión le ratificó. Algo es algo. Que no me desmaye. Piensa mientras va al grifo por un trago de agua. Necesita el trabajo aunque se sienta débil eso lo tiene claro, por eso saca fuerzas de muy dentro de él. El encargado de los cargadores, desde la parte superior del camión, dirige las maniobras, con las manos en la cintura y con la actitud despectiva de los que acostumbran mandar.
—¡Hágase a un lado, señora! ¿No ve que estorba? Viene, viene, viene… ¡Apúrense, cabrones, que no les pago por hora sino por caja!… —reclama.
Los cargadores, sudorosos y apresurados, van descargando una tras otra las cajas de tunas, manzanas, lechugas, tomate, cebolla y chiles, compitiendo entre sí por ver quién descarga más cajas. Parecen hormigas extraviadas descargando los alimentos que traen de las bodegas del mercado de abastos de la ciudad al pueblo. Enseguida hay otro camión, otros cargadores descargan plátanos, papas, carne, uvas, aguacates… todo lo necesario para que los más de cincuenta mil habitantes del pueblo compren y coman.
Puf, puf, puf. Ya sólo me faltan diez cajas para terminar. Duelen las piernas, la cintura, los brazos, los hombros y la espalda. Puta madre, qué pesadas que están estas pinches cajas. Casi ya no siento la espalda. Menos mal que ya faltan cinco cajas para acabar. Piensa don Canuto y recuerda que no has comido en forma normal desde hace una semana. Y ese dolor en el estómago que tiene lo sigue jodiendo. Empieza a ver lucecitas multicolores. Las fuerzas lo abandonan y se le nubla la visión. Dos cajas más y termina.
—¡Apúrense, hijos de la chingada, que los camioneros tienen que irse!
—Ayyyy, aaaay —gritan y corren espantadas unas mujeres.
Una rata, gorda como un obispo, sale disparada del interior de un puesto. Sorpresa general, palabrotas. Se detiene la descarga. Varios hombres persiguen a la rata, armados de largos palos y de escobas.
—Pinche rata, ella sí que la pasa bien. No tiene que romperse el lomo para tragar. Su vida es comer y luego escapar —exclama uno de los cargadores.
Los hombres regresan jadeantes y burlándose de sí mismos. No lograron matar a la rata.
—!Dejen de andar haciéndose pendejos persiguiendo ratas y terminen, carajo! —les ordenan.
Parece que el patrón está molesto. Menos mal que ya sólo me falta esta caja y termino cavila don Canuto y luego…: Plamm, crash.
—¡Pero… ¿Quién fue el pendejo que dejó caer esa caja?!
Los demás cargadores rodean y miran con compasión a don Canuto. Era la última caja. La última y le fallaron las fuerzas, cayó torpemente con todo y carga. La caja se rompió y algunos tomates están apachurrados. Qué mala estrella. Alza los ojos y escucha como en sueños que el encargado le dice con enojo, que le hizo un favor al contratarlo, pero que nunca más les dará empleo a muertos de hambre como él, que todos son unos inútiles y no saben trabajar, que se olvide de la paga, pues echó a perder tomates y, que por el contrario sale debiéndole, que mejor se largue de una vez. Una rabia sorda recorre todo su cuerpo. No es justo, Dios mío. Era la última caja, parece clamar don Canuto mirando al cielo.
Se pone a recordar cómo se le murió por la madrugada su amigo el Garbancito por hacerla de fakir. Luego pensó en la rata. Comer y escapar. Sí, eso es. Comer y escapar, como hacen las ratas. Sólo que al revés: escapar llevándose algo de comer. Y sin pensarlo dos veces, con la determinación que da el hambre, se puso al hombro una caja de manzanas y, con una energía desconocida para él, se lanzó a la carrera por el mismo camino que había seguido la rata momentos antes. No se detuvo, siguió corriendo hasta que ya no escuchó los gritos encabronados del encargado.
Llegó jadeante a la casucha y se desplomó. Cuando recobró el aliento, se puso a devorar las manzanas con el deleite de un gourmet. Después, cerró los ojos y sintió una tibia sensación de hartazgo en el estómago. Y esa mañana, para él dejó de ser triste, gris y húmeda como las que pasaba con su amigo El Garbancito.

Ansberto Rangel Pérez.

Publicado por: Lulyann Morales
Twitter: @lulyann