Un año más

Pues bien el día llegó, el tiempo vuela, los años pasan a una velocidad impresionante, que acelera exponencialmente.
Hace algunos años, no muchos (jejeje) abrí los ojos para conocer el mundo, aún sigo sin terminar de conocerlo.
Agradezco a mis padres Luly Moeller y Leopoldo Morales por darme ese gran regalo que es la vida.

En estos años de mi vida muchas cosas han cambiado, y en cambio otras siguen igual.
Algunos se han ido y otros muchos han llegado, he perdido muchas cosas, pero he ganado otras tantas.

Cuando empecé a dar los primeros pasos de mi vida las etapas siguientes parecían encontrarse a años luz. Y como todo niñ@, cuando estaba en el kinder, ¡uff! hace muchos años, miraba con admiración a quienes iban a la primaria, a la secundaria y hasta la prepa, (ahora le dicen bachi) y una vez que estuve allí estaba deseando llegar a la Universidad.
Y pues llegué, y finalmente terminé mis estudios en el CEDIM. Toda una profesionista. ¡Wow!
Miro hacia atrás y echo de menos esa infancia, esa juventud inborrable, lugares en los que dejé muchos recuerdos, personas y acontecimientos importantes que me formaron tal y como soy hoy.

Y es que a veces la nostalgia me inunda, pero hay muchas cosas que echo de menos: como la inocencia, o la gran importancia que uno le daba cuando era pequeño a cosas que hoy resultan triviales.

Echo de menos escuchar a mi abuelo paterno Don Polo, silvando por todos lados, y defendiendo y cuidando de mí siempre.
Echo de menos los trucos y bromas de Papá Memo y sus enseñanzas y pronunciación del inglés, que si te equivocabas no te la acababas.

Pero no todo es nostalgia. Los años se llevan muchas cosas, pero me han traido muchas otras más. Y una en especial, un gran regalo que es el que más me ha gustado.
A mi Gordito Jorge Cardenas y a mis cuatro hijos maravillosos Jorge Eduardo, Paola, Natalia y Annette, ellos son el motor de mi vida. Si, el gran motor de mi existir.
Tengo unos padres maravillosos que han sido mis maestros, mis guías, tengo gracias a Dios a mis hermanos que quiero muchísimo, a mis dos abuelas, (Socky y Catita) que son un gran ejemplo para mí, a mis tíos, a mis tías, a mis prim@s, mis sobrin@s, que a todos sin duda los adoro, tengo grandes amigos que sé que cuando los necesito están ahí. Tengo tantas cosas en la vida, que la más importante es sin duda el amor de todos los mencionados.

En definitiva, me hago vieja, el tiempo no lo podemos congelar, es algo inevitable. Pero no pasa nada es la ley de la vida, y agradezco en el alma a Dios por regalarme otro año más de vida.
Me deseo un feliz cumpleaños, y ¡espero que sean muchos más! ¡Y a seguir aprendiendo de la vida!

@lulyann

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s