Conversando con Hilarión

Hilarión ya son cien días del nuevo gobierno, ahora dime: ¿Qué te parece? ¿Cuál es tu opinión?

—Me parece que es un gobierno muy digno de desconfianza.
—¿Cómo que desconfianza?… Será de confianza, eso es lo que quieres decir ¿No?

—No. De desconfianza. Y mira porque te lo digo. He observado detenidamente a quienes están al frente de posiciones de responsabilidad en las esferas de poder y, me doy cuenta que estamos en mano de psicópatas, personas tóxicas, monstruos, me parecen que son los malos del cuento, de este cuento que es nuestro país. Fíjate bien; estamos en una sociedad en la que el ladrón de guante blanco y los políticos corruptos prosperan rápidamente, se enriquecen de forma desmesurada e ilegal y no son sujetos de investigación. Y el gobierno mismo, hace como que la Virgen le habla. De manera pues, que ellos, pueden crecer en los entornos urbanos, en la sociedad en vías de desarrollo, donde precisamente hay posibilidades de especular con el suelo (terrenos), tráfico de drogas, prostitución o de interferir (manejo de influencias) en favor de alguien con la burocracia y llevarse porcentajes por eso. Hay casos frecuentes en que esos psicópatas participan libremente en malversación de fondos, cohecho y perversión; especialmente de los dineros públicos que se presupuestan y que ellos perciben como: dinero no perteneciente a alguien. Pero sábete bien una cosa. Eso no es su única motivación.

—Ah… ¿no?
—No. ¿Qué te pasa? Hay sobornos. Invitan a los involucrados que pueden intervenir en su favor a desayunos, comidas, cenas o hasta simples borracheras con algunas damiselas para que los diviertan. Además, los compran, les obsequian regalos, todo para lograr sus propósitos que normalmente son estocadas y saqueos a los presupuestos en su favor. Utilizan cualquier medio que los lleve a lograr su propósito. Instalan si les es necesario algún modo de escuchar sus intensiones, (intervienen sus líneas telefónicas), compran sus secretarias o colaboradores cercanos, destruyen a esas personas de pobre moral, para saber que intenta, cuales son los planes, cual es la moral, etcétera, del servidor público al que quieren corromper.

—¡Me asustas Hilarión! ¡Te estás pasando! ¡Mide lo que dices! No te metas, ni me metas en problemas.
—No seas timorato y pusilánime, primero me vienes a sonsacar con que: Qué opino, y cuando te lo digo te da miedo. Y eso que aún no te hablo de los psicópatas líderes.
—¿Y esos cuáles son esos?
—Mira ya cayó Elba Esther Gordillo. No sé exactamente cual haya sido el móvil, pero finalmente cayó. Pero con eso no me convenzo. ¡No que va! A mi edad ya no me pican los ojos con algo simulado. Si realmente este gobierno se quiere reivindicar de lo que fue.

Entonces que haga lo mismo con Romero Deschamps, que tiene las mismas características. Sin importar desde luego que ahorita goce de fuero, porque como siempre ocupa una curul plurinominal, o sea un obsequio de ese puesto por parte del partido y de otros muchos gobernadores que dejaron endeudado a sus Entidades hasta el tope y de esas deudas, ni modo que no se hayan llevado algo.
—Oye Hilarión, te voy a confesar una cosa: Me estás poniendo a parir cuates. No seas cab…
—Es que, no entiendo que seas como el montón de ciegos, de los que se conforman con las migajas, con los chivos expiatorios y con la falsa sensación de que ya todo está bien; que desvían su atención de los verdaderos culpables de la crisis del empobrecimiento al en el que nos tienen sometidos. Somos un país que debería estar dentro de las Ligas Mayores económicamente hablando y seguimos en el tercer mundo. Atemperada una caída más profunda gracias a los buenos dos gobiernos que antecedieron al presente. Debemos aprovechar que los delincuentes de guante blanco ahora están en la mira del gobierno, de los medios de comunicación, de la opinión pública. Luego entonces, ahora que se les tiene identificados, duro contra esos malvados. Tenemos la posibilidad de actuar, de presionar al gobierno que actúe, que nos libere de ellos. Ya no solo son padres o madres que maltratan a sus hijos, novios, o maridos, suegras dañinas, jefes que se aprovechan de su puesto para acosar moral y sexualmente a sus subordinados, vampiros emocionales que chupan la alegría y energía de sus víctimas. Es el momento de hacer frente a esas personas peligrosas.
—¡Me rindo! Pinche Hilarión. Me van a meter al bote por estarte escuchando…
—No me decepciones. No le saques. Ve que es momento de cambiar al malvado, a los psicópatas. Porque, ¿sabes? Esos… simple y sencillamente NO SON RECUPERABLES. Luego entonces… a la ching… ¿No crees?
—No, pos sí… Pero, de una vez di nombres.

—Romero Deschamps, Fidel Herrera, Mario Marín, Ulises Ruíz, Leonel Godoy Rangel, Humberto Moreira V. Arturo Montiel Rojas. Con esos pa´ empezar… Son personajes que han exhibido rasgos malvados y el lado obscuro de su personalidad, luego entonces, merecen un castigo de manera eficaz y lo antes posible. No se debe tolerar la maldad ni dejar que escapen esos “malos del cuento” Hay que denunciar.

Por: Ansberto Rangel Pérez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s