El debate ¿alguien ganó?

El turno para tomar la palabra se sorteó, el IFE tuvo la brillante idea de contratar una edecán, Julia Orayen, ex-modelo entre otros de Play Boy, para llevar la tómbola a cada uno de los candidatos. Sería su primer error de producción, el segundo el vestuario fuera de tono, luego vendría el sonido cortado e interrumpido al terminar el tiempo de la participación de cada uno y la distracción en los encuadres. Una producción no del tercer, sino del cuarto mundo, una verguenza.

Así EPN en sorteo recibió el primer turno, el segundo fue para AMLO, después para JOSEFINA y al final Quadri. Peña Nieto poco preciso en lo general, Josefina con ese tono soso de siempre, con ganas de debatir, pero nula contundencia, AMLO suelto, pero atrapado en el mismo discurso, Quadri concreto y fresco.

Peña Nieto, fue quien se esperaba, un político acartonado, poco imaginativo y en ocasiones dubitativo, con pocos recursos para el debate. Aún así reviró con efectividad en ocasiones los misiles de Josefina (que a veces resultaron petardos), pero se enganchó demasiado en las réplicas. Nunca tuvo el control del tiempo. Siguió con generalizaciones en sus propuestas, sin construir comos. Recibió y asimiló golpes, sin embargo ninguno que alcanzara a noquearlo, no por una esgrima verbal sorprendente, sino por tiros con pólvora mojada.

Quizá el que mayor dominio tuvo fue López Obrador, seguro, con dominio y convencimiento pleno de su discurso. Disparó un par de misiles que hicieron blanco en EPN. Sin embargo, su argumentación fue la misma de hace 6 años, machacón con sus ideales, sin duda lo agradeció su base de votantes dura, pero difícilmente pudo emocionar a votantes independientes, a esos, que buscaba convencer con la república amorosa. Con disciplina siempre estuvo apegado a su discurso, pero me parece que dejo ir una buena oportunidad de conquistar nuevos votantes, dedicó poco tiempo en contestar las preguntas de la moderadora, en ocasiones incluso las ignoró.

Josefina se preparó para retar a Peña Nieto, pero lo hizo sin convicción y con balas ya muy quemadas, su mejor logro fue engancharlo en su terreno, y acortarle el tiempo teniendo que replicar las acusaciones. Alguien tenía que decirle ya evitar el discurso de género, el de su preparación como economista y su experiencia como señora de la casa. La sonrisa grabada como en Photoshop cansa. Su peor momento fue atacar a EPN con el caso de Paulette, no era la ocasión, no cuando no se tiene la contundencia. El mejor, el cuestionamiento a los modos del PRI, que pasa por el endeudamiento descarado y fraudulento de Coahuila.

Quadri, fue el del diagnóstico mas claro y el de las propuestas mas concretas. Ignorado por los 3 candidatos, aprovechó para plantear sus ideas y planteamientos sin interrupciones y sin tener que dar espacio a réplicas. Sin embargó dejó ir la oportunidad de marcar distancia con el SNTE.

Nadie salió a buscar coincidencias. Sí, se trataba de contrastar, pero un estadista, también construye visiones conjuntas, sí, es la lógica electoral, pero también ahí se construyen liderazgos por encima de los partidos.

No creo que este debate haya resultado en un ganador claro y contundente que cambie de manera radical las preferencias electorales. Lo mejor probablemente, es que fue menos gris de lo que esperaba, lo peor, es que al dinosaurio se le sigue moviendo la cola.

Publicado por: Lulyann Morales
Twitter: @lulyann

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s