¿Cuánto vale la maestra Gordillo?

20120127-074036.jpg

El PRI debió haber pensado que las ventajas de unirse a doña Elba Esther en una alianza electoral son menores que el peso de cargar con ella, ya sea hacia el interior del partido (por las posiciones que generaban conflictos hacia dentro) o hacia afuera (en forma de votos de castigo). El caso es que la alianza se abortó.

Aunque sin lugar a dudas EPN palomeó las condiciones de la alianza con la maestra, esta no se habría entendido tal cual como se firmó, sin la participación directa del profesor Humberto Moreira. Don Humberto, un portento de “operador” político, escurría por la estructura del SNTE. Acostumbrado al acarreo, coacción, compra de voto, HMV sabe ganar elecciones, su mejor demostración fue Michoacán. Hasta allí mando a sus paisanos coahuilenses, operadores de confianza del profesor, a sacar una elección que parecía perdida. Pero no le alcanzaban para las elecciones presidenciales, necesitaba una estructura tan grande como el país, ágil, disciplinada, aceitada y sobre todo “entendida” en el arte de la “operación” política desde la trinchera. Así llegó a la alianza con Elba Esther.

Sin embargo los pataleos al interior del partido fueron tales, que el equipo de Peña Nieto no pudo controlarlos. Desde luego no fueron los pasivos de la maestra ante el electorado los que llevaron a la ruptura. Pudieron más los berrinches de ex-gobernadores, juniors hijos del algún prominente priísta, ex-presidentes municipales, operadores priístas que reclamaban su lugar en las listas y que cuestionaban los nombres de la maestra antes que los suyos. Ellos leales miembros del partido, ella, la que había traicionado al PRI y que había hecho su propio partido casi en la cara del PRI. ¡una traidora!, y además ¿para qué? si “el candidato” tiene una ventaja de casi 20 puntos sobre su competidor más cercano.

Si bien no habrá una candidatura común entre el PRI y el PANAL con EPN al frente, todavía está “en venta” la capacidad de operación de la maestra, que pareciera solo tiene un comprador: Peña Nieto. AMLO ya la despreció en el pasado, JVM mantiene una confrontación con la maestra desde las épocas de campaña hace 6 años. Su único “tirador” es EPN. En la medida que la elección se vaya cerrando, los oficios de la señora Gordillo serán cotizados. Una diferencia en las encuestas menor a 5 puntos un mes antes de la elección y con tendencia a acortarse más es el escenario sobre el cual la maestra puede volver triunfante. El valor de Elba Esther Gordillo no está en lo que pueda gestionar realmente como operadora política, es lo que puede vender que puede hacer, no importa si sea cierto o no. Y en la desesperación uno compra cualquier promesa.

Difícil imaginar a Enrique Peña Nieto despreciando las artes de Gordillo, por ahí de finales de mayo, principios de junio, con su ventaja en las encuestas reducida a 5 puntos o menos, con un candidato en segundo lugar que cada nuevo levantamiento le come un punto o medio punto, y quizá todavía con un debate próximo en la agenda.

Para desgracia de la educación en México, doña Elba Esther, está lejos de perder posiciones en el aparato de estado de nuestro país, sigue moviendo la cola.

Publicado por: Lulyann Morales
Twitter: @lulyann

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s