Steve Jobs se ha ido

Suena cursi, pero nunca me había sentido mal por la muerte de una persona con quien jamás había mantenido relación alguna, a quien no conocí personalmente, a su familia o amigos. Lo más cerca de Cupertino, California que he estado es a través de Google Maps.

Ayer un poco apurada como siempre, (las mamás me entenderán) llegué corriendo a una fiesta, a una piñata le decimos, de una amiguita de una de mis hijas. Entre papas, pastelito y coca light, sin poder resistirlo más abrí el twitter desde mi iPhone, leí la publicación de @Beam en SDP, Steve Jobs estaba muerto, se había ido, ¡Chingada madre!. No pude evitar que me invadiera la tristeza, sin entender porqué.

¿Hay algo más frío que una computadora o un teléfono? pues Steve Jobs logró, sin la menor de las dudas, que estableciéramos un vínculo emocional con algo totalmente aburrido, incoloro e insaboro. Vamos, no solo se trata que de alguna manera muchas personas tenemos contacto diario con una mac, un iphone, un ipad o un ipod, quizá también tengamos ese contacto con una pantalla Sony o algún producto de GE o incluso Telmex o Telcel, pero de ninguna manera tenemos esa clase de vínculo con sus productos, o con las compañías que las producen, los nombres de sus directores generales por supuesto que nos pasan en blanco.

Como CEO de Apple, marco la visión, el rumbo y la orientación estratégica de la compañía. No solo eso, además de ser un genio para el desarrollo de nuevos productos, entendió y se anticipó a los cambiantes gustos del consumidor quizá como nadie, un maestro del marketing. El empaque, las tiendas, los cables, las teclas (o ausencia de ellas), los resortes de ellas, la pantalla, los materiales, el color, si el diablo está en los detalles, entonces Jobs era el mismo Lucifer.

Tenía un especial orgullo en sus productos. Siempre fue un visionario, en 1984, algo especial tenía ese año, aparte del álbum 1984 de Van Halen, Like a Virgin de Madonna, American Fool de John Cougar, Purple Rain de Prince, Born in the USA de Bruce Springsteen o Reckless de Brian Adams, se presentaría la primera computadora personal con interfase gráfica y mouse, la macintosh. La computadora que cambio para siempre la manera de relacionarnos con el mundo de la computación. Al año siguiente lo correrían de su propia compañía.

Steve Jobs se reinventó. Fundó NeXT que tiempo después vendería a Apple en casi 430 Millones de USD, compró por menos de 10 Millones de USD lo que poco tiempo después seria PIXAR, que vendió en 2006 a Disney en 7.4 Billones. Y regresó a Apple.

Volvió con la misma pasión por el detalle, la estética y el diseño y su olfato para los negocios. Le dió la vuelta a Apple. Olvidó los clones de Mac, mató a Newton y se enfocó en la PowerBook y en la primer iMac (la G3). Participó en nuevas industrias, a las que revolucionó.

Siempre cautivó a su audiencia, los periodistas que cubrían sus KeyNotes parecían más sus fans que analistas. Apenas entraba al salón de eventos y era sin exageración recibido casi con una ovación. Transmitía confianza en los productos que presentaba. Se notaba su involucramiento directo en su desarrollo. Sorprendía una y otra vez, con el ahora ya famoso “one more thing” para descubrir alguna nueva funcionalidad impresionante.

El iPhone lanzado hace apenas 4 años, es ahora su producto más importante. El iPad que salió al mercado el año pasado, genera más ventas que la Mac. iTunes se ha convertido en el mayor comercializador de música en el mundo. El Appstore genera 1 Billón de descargas por mes. En 2011, apple es la marca más valiosa del mundo, 153 billones de USD (annual BrandZ study of the world’s top 100 brands) tras sobrepasar a google apenas este año. Es la 2a compañía con mayor valor de capitalización en EUA con 340 mil millones de USD, un valor incluso por encima del PIB de muchos países (Dinamarca 304 mil millones, Venezuela 285 mil, Colombia 283mil, Emiratos Arabes 239mil, étc), solo por debajo de Exxon.

El 25 de agosto presentó su renuncia como CEO de Apple, “Siempre he dicho que si alguna vez llegara el día en que no pudiera cumplir con mis funciones y expectativas como CEO de Apple, yo sería el primero en hacérselos saber. Por desgracia, ese día ha llegado”. A poco más de un mes de distancia, un día después de la presentación de Apple, murió. Quizá logró negociar y convencer a la muerte que lo esperara tan solo un día más.

Se fue un grande en la cúspide de su carrera. Cuando había logrado transformar una compañía que perdía dinero, en una de las compañías mas valiosas del planeta. Como la desintegración de los Beatles, como la muerte de Senna, como si Messi se retirara el día de hoy, como si Muhammad Alí se hubiera retirado tras su pelea con Joe Frazier en 1971. Si, cambió una parte de como funciona el mundo. Pero estoy segura, había “one more thing” por venir. No me preocupa el Apple sin Jobs. Me preocupa más que el mundo es ahora un poco más formal y un poco menos innovativo.

En algún lado por ahí estará con sus jeans Levi’s, (por supuesto sin cinturón) su suéter negro de cuello de tortuga, sus tenis y sus lentes redondos, probablemente en el mismo camión con Sam Walton, Edison y con Senna manejando.

Publicado por: Lulyann Morales
Twitter: @lulyann

Anuncios

5 comentarios el “Steve Jobs se ha ido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s